"Si algo no resulta lógico, perdón de mi cabeza"

miércoles, octubre 26, 2005

Devoción callejera


Desde hace cerca de un mes estoy trabajando en un reportaje sobre animitas, que es uno de mis temas fetiches. Sé que es un fenómeno bastante extendido en Latinoamérica, pero que es particularmente rico y complejo en Chile.

Para quien no lo sepa, las animitas son pequeños memoriales que se erigen en honor a las personas que fallecen trágicamente en la vía pública, con la intención de evitar que las ánimas queden errantes en ese sitio. Generalmente adoptan forma de casa, de iglesia o grutas –utilizando materiales de construcción y elementos arquitectónicos característicos de la zona de emplazamiento- y, por lo habitual, en su interior hay imágenes religiosas y fotografías del finado.

Lo interesante es que usualmente no es la familia la que las construye, sino que quienes fueron testigos del fallecimiento o los que viven cerca de donde ocurrió.

Hay algunas que logran vencer al tiempo y el olvido, porque son consideradas milagrosas por la gente. Por lo general, éstas coinciden con las muertes más trágicas, ya sea porque las víctimas fallecieron en plena inocencia o a causa de un hecho de sangre. Mientras más cruento el deceso, más posibilidades de que el alma alcance la gracia de Dios.

La gente, entonces, solicita la intervención de las ánimas para diversos prodigios, casi siempre de corte doméstico. Me ha tocado “ver” cartas de peticiones, que van desde solicitud de intercesión por enfermedades y apuros económicos hasta el mal de amores, pasando por copias de horarios académicos.

En agradecimiento, los devotos llevan flores, velas, monedas y otros obsequios no tradicionales: peluches, equecos, cubiertos, vajillas, tarjetas musicales, laminitas de álbumes coleccionables, curiosas artesanías y el más amplio etcétera, dependiendo de los recursos creativos y monetarios de los creyentes.

Las gracias también se manifiestan con plaquitas similares a las que se usa para identificar las tumbas o con las placas patentes de automóviles. De hecho, estos elementos son una suerte de medidor de popularidad ( o de “milagrosidad”) de las animitas.

Todo esto es un preámbulo para contar una de las historias que he recabado. Pero como noto que ya me he extendido mucho, lo detallaré en otra entrada, que publicaré pronto. Espero que se me dé bien el suspenso.

2 Comments:

Blogger Juan Antonio Bermúdez said...

Qué curioso. En españa no hay estos altares espontáneos. todo lo más, en los sitios en los que ha habido un accidente de tráfico o alguna otra muerte trágica (perdón por la redundancia), se ven durante un tiempo ramos de flores, alguna cruz, alguna fotografía... Las ponen los familiares o los amigos.
Pero sí hay una tendencia parecida a la santería y los milagros cotidianos. Es fácil encontrar en cada pueblo una capillita llena de ofrendas de lo más diverso: prendas de vestir, joyas, fotografías... Lo que más impresiona (por lo menos a mí) son las réplicas en cera de miembros humanos: los cojos que piden por su cojera dejan una pierna de cera, los mancos, un brazo y así todo un catálogo anatómico por piezas.
Sí, te sale bien lo del suspense.

8:39 a. m.

 
Blogger Loruka said...

Que curioso lo de los regalos ortopédicos, primera vez que leo sobre eso.

Respecto a los regalos, hacia la precordillera de donde vivo (La Serena, IV región) hay un pueblo minero llamado Andacollo. Ahí se venera a la Virgen del Rosario, a la que se llama "Chinita de Andacollo". El poblado tiene un museo y se exhiben los diversos presentes ofrendados por los devotos: hay una serie de joyas, ropa con bordados de hilo de oro y plata, vajilla e, incluso, fotos de graduaciones académicas y títulos profesionales.

Y sobre las animitas, sólo añadir que son un veradero tabú para obreros. En la Estacion Central de Stgo, está la animita de Romualditoy la devoción popular se tomó una pared de varios metros. Hace algún tiempo, se construyó un centro comercial y los planes eran echarla abajo. Sin embargo, no se pudo, porque a los obreros misteriosamente se les averiaban las máquinas cuando debían iniciar las faenas. Los ingenieros optaron por no complicarse y el muro sigue intacto, recibiendo las placas de agradecimiento de los fieles.

4:32 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home

adopt your own virtual pet!