"Si algo no resulta lógico, perdón de mi cabeza"

viernes, octubre 21, 2005

Instrucciones para llorar

"Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente.

Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca.

Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos".

Julio Cortázar

6 Comments:

Blogger Martukita said...

muy buenas las instrucciones para llorar, ya que es muy necesario pegarse una llanto de vez en cuando, además que las mujeres somos super sensibles y lloronas.

1:11 p. m.

 
Blogger Juan Antonio Bermúdez said...

¡y los hombres, y los hombres!

3:18 p. m.

 
Blogger Loruka said...

Lo exquisito en esta historia son los motivos para llorar: esos golfos del Estrecho de Magallanes en los que no entra nadie nunca

5:39 p. m.

 
Blogger Juan Antonio Bermúdez said...

sí, qué bueno. yo soy algo llorón, se me escapan los pucheros en los momentos más inoportunos. pero cuando quiero llorar a gusto (a moco tendido, se dice en españa) algunas veces no sale. y entonces viene muy bien acordarse de estas instrucciones, imaginarse en espacios anchos, verse de noche a bordo de ferrocarriles solitarios, penar en cosas frías que alguna vez fueron calientes...

8:30 a. m.

 
Blogger Loruka said...

Resulta también cuando se recuerda grandes enojos, por lo general cuando tengo mucha rabia lloro. Pero también cuando tengo las defensas bajas y veo a la gente en la calle, haciendo cosas cotidianas -entusiasmarse con algo, reirse con el diario o regañar a un niño-, se me anegan los ojos y hago pucheros. ¿Qué será?

10:08 a. m.

 
Blogger Juan Antonio Bermúdez said...

más arriba escribí "penar", pero, claro, quería decir "pensar". aunque bien mirado tampoco está mal lo de "penar en cosas frías". por cierto, creo que la facilidad para el llanto la heredé de mi abuelo, que era también un gran llorón.

4:36 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home

adopt your own virtual pet!