"Si algo no resulta lógico, perdón de mi cabeza"

jueves, marzo 16, 2006

Ni tan perdido


El pasado 9 de marzo un grupo de artistas presentó la idea de decretar ese día como feriado nacional. El motivo: en una fecha como ésa, en 1914, el teniente Alejandro Bello Silva se extravió cuando seguía el itinerario entre Santiago y Cartagena, con escala en Culitrín, a modo de examen para obtener su licencia de aviador.

Pilotando su avión Sánchez Besa, de 80 caballos de fuerza, y siguiendo la reglamentación de la Escuela de Aeronáutica Chilena, el teniente tomó rumbo hacia el norte. Cumple sin problemas la primera escala, pero los evaluadores -incomprensiblemente- le ordenan seguir con la prueba, pese a la espesa neblina.

La travesía quedó inconclusa y del teniente Bello nunca más se supo. Hubo operativos para buscarlo y cuando se perdieron las esperanzas, se rastreó intensamente la zona en busca de su cuerpo y de los restos del avión, pero jamás se encontró nada. Presumiblemente porque extravió la ruta y cayó al mar.

Desde entonces, el paradero del piloto se transformó en una obsesión nacional. Por una tragicómica ocurrencia, el dicho “más perdido que el teniente Bello”, se transformó en la fórmula para indicar desorientación física o mental, pasando a la galería nacional de lugares comunes.

Y, sin quererlo, el teniente se transformó en una suerte de oscuro presagio y su caso fue recordado en los años negros, entre 1973 y 1990, cuando desaparecer personas -además de asesinarlas, torturarlas y exiliarlas- se hizo una costumbre de estado.

Este año, los artistas Iván Godoy y Yanko Rosenmann encabezan un proyecto para rescatar la figura del primer desaparecido de la patria. Bajo el nombre de la “Bitácora Perdida del Teniente Alejandro Bello”, los autores desarrollarán esta iniciativa en cinco etapas, que combinan diversas expresiones artísticas. A las Bellas Artes se suma la solicitud formal de marcar de rojo el 9 de marzo.


Aunque creo que es remota la posibilidad de que la iniciativa prospere en el Congreso –porque la tendencia en los últimos años ha sido eliminar los festivos supérfluos en favor de la productividad- me gustaría que se conmemorara la fecha.


Desde hace años me gustó la historia de este hombre, que se arriesgó y (se) perdió para siempre. Además me fascinan los finales abiertos y el de Bello es de amplitud ilimitada.

Perderse en la vida es una costumbre tan chilena, que no vendría mal honrar al que se perdió primero y exorcizar los malos recuerdos.

7 Comments:

Blogger Cristian said...

Una de las tantas mentiras del loco de Huidobro era que había visto al Teniente Bello justo antes de su fatídico vuelo. ¿Habrá sido cierta esta mentirilla?

A lo mejor los que nos perdimos fuimos todos los demás. :-)

Cuídese; saludos.

7:25 p. m.

 
Blogger andrés said...

mmm

Te imaginas que pasaría si de repente sale un viejito diciendo que es hijo del teniente Bello que llegó a Argentina en su avión en el pueblito de XXXXXXXX, y que etc etc etc. etc etc

a mi también me gustan los finales abiertos,

10:43 a. m.

 
Blogger Kathy_C said...

Yo no sé muy bien qué onda, pero siempre enredo al Teniente Bello con el Principito y me hago un enredo de proporciones chifladísimas en la cabeza.

Y eso.

Demás que Bello tenía un zorro y un planeta y si le decías que ibas a visitarlo a las 4, comenzaba a ser feliz desde las 3. Espero.

Besos

7:51 p. m.

 
Blogger Psicoaldo said...

En realidad, todo lo fascinante que podria haber en descubrir este misterio, se quiebra cuando uno nuevamente descubre que en las instituciones armadas, se siguen dando ordenes erráticas que provocan tragedias, dado que podemos recordar que en Antuco y en la Antartida, decisiones superiores cuando el clima está en contra provocaron tragedias. Estos casos tuvieron un final cerrado, y sin magia pero igual de tragico.
Parece que las FF.AA. algún día deberan aprender a respetar la naturaleza y los colores que entrega su clima

8:42 p. m.

 
Blogger young_supersonic said...

JA, JA. YO ESTABA MÁS PERDIDO QUE EL TENIENTE BELLO DE TU BLOG PO. QUE LOCO, JA, JA.
MMMM. SÍ. MÁS FERIADITOS NO ME VENDRÍAN MAL. QUE SE APRUEBE LA CONMEMORACIÓN!!! CUENTA CON MI VOTO (EN ALGO QUE VOTE).
UN ABRAZO Y BESOS SURTIDOS LOLI.
CHAU

9:30 a. m.

 
Blogger Raúl said...

Creo que perderse en la vida, es una costumbre muy latinoamericana...

¿Dónde queda la Cartagena de la que hablas? Me gustaría conocer donde está la homónima de La Heroíca ciudad colombiana...

No conocía la historia del teniente Bello... La utilizaré como ejemplo para enseñarle a algunos niños, que a veces ser desobediente, puede salvarle a uno la vida...

Saludos Loruka!

8:09 p. m.

 
Blogger Enrikín said...

El tte. bello está vivo y vive en la ciudad de los césares, que queda en una isla en los archipiélagos de aysén.

saludos...

12:44 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home

adopt your own virtual pet!