"Si algo no resulta lógico, perdón de mi cabeza"

lunes, agosto 28, 2006

Ya no está más


Hace nueve días murió mi mamá. Su muerte fue inesperada: venía viajando desde Calama, del funeral de una prima. Se bajó del bus en el cruce de la Compañía Baja, seguro con la intención de tomar locomoción y llegar más temprano a la casa. Tuvo tiempo de hacerles "chaos" a sus hermanos -que seguían el viaje hasta Ovalle- y sólo alcanzó a cruzar la carretera. Se sintió mal y luego se desvaneció.

Según el certificado de defunción, mi mamá falleció a causa de un tromboembolismo pulmonar. La misma causa que arrojó la autopsia de mi prima de Calama. Un coágulo le obstruyó las vías respiratoria y nos dejó huérfanas de veras.

Sólo el domingo pudimos empezar a velarla. Como murió en la vía pública y no tenía antecedentes de enfermedades previas, llevaron su cuerpo a la morgue. A mí me tocó vestirla y aunque siento que me hizo bien hacerlo porque pude despedirme de ella, es un dolor que no le doy a nadie.

Desde entonces, todo pasa tan rápido. Y he sentido tanta pena, rabia, incredulidad. Todo lo que pueda escribir aquí es inútil para explicar esta pérdida. Por algunas razones que son obvias y por otras que tal vez explique más adelante, mi mamá es la persona que más quiero en el mundo y me duele tanto pensar que ya no puedo abrazarla, que no puedo verla. Mi papá -el mismo de quien hablé en el post anterior- está deshecho y ahora me duele más mi relación con él. Tal vez sea hora de empezar un nuevo trato...

Estos días han sido confusos. Hoy me toca empezar a trabajar y mis hermanas deben retomar sus clases. No tenía ganas de venir. Pero debo hacerlo, pese al susto que tengo. Mi hermana menor tiene 14 años y voy a tener que hacerme cargo de ella. Me da miedo hacerlo mal. Me da susto mi genio de mierda, mi fragilidad. A ratos, pienso que todo está controlado, pero basta un recuerdo, una situación, una referencia, un olor y hasta un sabor para sentir las mismas ganas de llorar de hace nueve días.

Recuerdo la última vez que la vi: el miércoles 16 de agosto, minutos antes de las 24:00 horas. Fui a dejarla al bus que partía a Calama. No me fui hasta que la máquina se fue. Me miraba desde la ventana y yo trataba de hacerla sonreír, porque iba desolada por la muerte de mi prima. No sé por qué, pero en un instante pensé que se podía morir. No ahora. Algún día. Y pensé que me iba a volver loca de dolor y pena.

Ahora, no tengo muy claro qué voy a hacer sin mi mamá -he pensado absurdas vías de escape-, ni de dónde voy a sacar fuerzas para seguir, ni cómo me las voy a arreglar desde ahora.

Sólo sé que me duele mucho.

8 Comments:

Anonymous Anónimo said...

fuerza...

(mis buenas vibras están contigo...)

12:25 p. m.

 
Blogger Cristian said...

Qué más que decir ante verdades tan dolorosas como fuertes. Mis simpatías, cariños, un abrazo, buenas vibras, oraciones... todo. Ojalá todo se vaya aclarando... de a poco... con el tiempo.

12:53 p. m.

 
Blogger young_supersonic said...

TE DEJÉ UN PEQUEÑO SOBRE EN EL DIARIO PARA TI.


NO PUDE IR ESOS DÍAS.

PERO DESDE QUE LO SUPE, MIS REZOS FUERON PARA TU MAMITA.

TE ADMIRO POR LA FUERZA.

UN ABRAZO.

1:46 p. m.

 
Blogger Kathy_C said...

Ay Loli

Estuvimos juntas, lo estamos ahora y lo estaremos, pero aún así el domingo pasado estuvimos 3 horas conversando. Como si nos hubiéramos visto en años o meses por lo menos, y sólo habían pasado cuatro días.

No sé. A veces las situaciones son tan poderosas que uno no puede abrazarlas, atajarlas, sostenerlas...nada. Pasan no más y en algunos casos, pasan por encima. Arrollan, dejan magullones y cuesta caleta volver a pararse.

Pero tú, no sé... o erís superpoderosa o te recargas con el sol: me asombra tu capacidad tremenda de ponerte fuerte. De verme a mí (sí, a mí, cachen la amiguita) con pena y no desarmarte. De ver a tus hermanas... a tu papá y ahí, siempre, firme de pie frente al cañón.

Si antes te admiraba, ahora lo hago más. De una u otra manera, para mí, la tía era una segunda Mamá. En parte porque la veía harto -aunque dejé de verla en el tiempo que estuve en Santiago- y también por ese humor retorcido que tenía.

Jojo... si todavía nos molestaba por lo del Tambo =P

Además, ella -aparte de todo- es la más pulenta sólo por tener un segundo nombre con J. Fantástica.

Ay Lolito... como te dije ese día, el domingo y todos los días antes y los que vendrán: esto es pa siempre, Loli. Y siempre no se termina.

Te lo juro.

Kathy

2:00 p. m.

 
Blogger Martukita said...

Mi querida Loli, siento mucho dolor por la perdida de la tia, lo unico que me queda de consuelo es haber estado todos unidos, porque pienso que es el mensaje que nos dejo Ximenita y la tía.
Un gran abrazo y fuerza para seguir adelante,

7:29 p. m.

 
Blogger Raúl said...

En la distancia, recibe un abrazo fuerte, cariñoso, sincero, en este momento tan duro.

Recibe mi mejor energía y todo lo positiva que puedas imaginar.

Estoy contigo,

Raúl

3:19 p. m.

 
Blogger Andrea Brandes said...

Llego a tu blog a través de google, buscando alguna referencia del Cristo del Elqui. Llego cuando se cumple un año de la muerte de tu mamá. Que ganas de abrazarte. Mi hija menor tiene 15 años, la mayor probablemente tenga tu edad.
Me pregunto como habrá sido este año...te mando un beso, voy a acordarme de ti, para que tengas fuerza.
Andrea

3:09 p. m.

 
Blogger Saltamares said...

Hace 5 meses murió mi mamá repentinamente, sin adioses ni avisos. Brutalmente arrancada de nuestras vidas por una bacteria asesina microscópica. Tengo 46 años años y no estoy lista para vivir sin mi mamá... pero tú aún tan jóven, lo merecías mucho menos, y no es que alguien lo merezca, pero esa hermanita de tan solo catorce años!que injusticia! Llevo cinco meses de ser un fantasma que intenta reconectarse con la vida. Es el dolor mas inmenso que me ha tocado. Lo siento por ti, tu familia y por todos los seres que hemos perdido a nuestras madres.

3:04 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home

adopt your own virtual pet!